La suspensión de Ruperto Godoy en el Consejo de la Magistratura deató la furia en el Partido Justicialista, que observa la maniobra como una forma de que el Gobierno tenga el número necesario en el organismo para nombrar y remover jueces y así obtener el control de la Justicia.

El presidente del Consejo Nacional del PJ, José Luis Gioja, calificó de "curioso, intencional y oportunista" el fallo del juez Enrique Lavié Pico, que separó al senador sanjuanino Ruperto Godoy del Consejo de la Magistratura por no tener título de abogado.

Gioja sostuvo en declaraciones a la prensa que el fallo "es funcional al Gobierno" ya que sin Godoy en el Consejo "el oficialismo hace y deshace a su arbitrio, y puede, entre otras cosas, tener los votos necesarios para expulsar a cualquier funcionario de la justicia sin oposición".

Fuentes ligadas al diputado del FpV agregaron a El Destape que el fallo generó "sorpresa absoluta y total" y remarcaron que ahora el Gobierno tiene los votos necesarios para, por ejemplo, destituir al camarista Eduardo Freiler o cualquier magistrado que pretendan disciplinar.

Además, en el bloque peronista del Senado aguardan por la resolución de la apelación que presentó Godoy ante Lavié Pico. En el bloque comandado por Miguel Ángel Pichetto esperan que se dicte una cautelar con efecto suspensivo y así, Godoy pueda volver a su puesto aunque sea de forma temporaria hasta resolver la cuestión de fondo.