El diario Clarín reveló un peligroso dato que atenta a la familia de la procuradora general de la nación, Alejandra Gils Carbó. Bajo el editorial “Último reducto kirchnerista en la Justicia”, Ricardo Roa decidió publicar el número del celular de la hija de la jefa de los fiscales, una vulneración a su privacidad en el diario de mayor tirada del país.

El juez Julián Ercolini y el fiscal Eduardo Taiano probaron que de ese teléfono se le escribieron mensajes a un empleado de la empresa Arfinsa, la que le vendió a la Procuración un nuevo edificio. Gils Carbó está procesada por supuesta administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública" por la operatoria con ese inmueble.

Embed

La determinación del juez se dio poco tiempo después que Mauricio Macri intentara hacer que deje su cargo y le encomendara la tarea al ministro de Justicia Germán Garavano, quien intentó persuadir a la procuradora de renunciar, sin éxito.

LEER MÁS: Procesaron a Gils Carbó y Macri prepara una "embestida final"

El edificio está ubicado en la calle Perón al 600 y fue adquirido para que funcionen allí las oficinas de la Procuración. La denuncia llegó de forma anónima a la oficina de los investigadores.

Si bien Roa pudo haber publicado ese dato sin mostrar el número telefónico, el editorialista de Clarín tomó la decisión de exhibirlo.

En esta nota