En un gesto de importancia política, el Papa Francisco le envió una carta a la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, detenida en Jujuy hace más de un año. El contacto entre el Sumo Pontífice y Sala llega justo cuando la Corte Suprema debe analizar su situación procesal y determinar si debe o no ser liberada antes de los juicios que se le llevan a cabo.

La carta, difundida por la propia organización social, está fechada en el 5 de mayo con membrete del Vaticano pero, según fuentes de la Tupac Amaru, recién pudo ser entregada a Milagro Sala este miércoles. Allí, el Sumo Pontífice le asegura que conoce "del momento por el que está pasando". "Me he informado de algunas cosas y comprendo su dolor y su sufrimiento", aseguró Jorge Bergoglio, de puño y letra.

A su vez, Francisco le expresó su deseo que "todo se resuelva bien y pronto". Una afirmación que adquiere gran importancia ante el inminente fallo del máximo tribunal que debe definir si Sala, detenida en enero de 2016, recupera la libertad a la espera de los juicios o queda en prisión.

La presión internacional para liberar a Sala se ha vuelto incómoda para el Gobierno. Días atrás, el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitraria de la ONU reiteró que su opinión sobre Sala no cambiará y, por lo tanto, reiteraron que el Gobierno nacional debe arbitrar los medios para que la líder de la Tupac salga del penal del Alto Comedero, donde cumple prisión preventiva.

Embed