El Papa Franciscoratificó su compromiso para desclasificar los archivos que el Vaticano tiene sobre la última dictadura militar uruguaya (1973-1985), como ya hizo con el material sobre los años de la represión en Argentina.

"El santo padre me renovó su compromiso para la desclasificación de los archivos y mostró otra su apoyo y solidaridad a los movimientos de Derechos Humanos de Uruguay", contó a Télam el nuevo embajador uruguayo ante el Vaticano, Mario Cayota, tras tener una reunión de media hora con el Sumo Pontífice para la presentación de sus cartas credenciales.

Según publicó la agencia de noticias, aún restan detalles para definir si la desclasificación se hará con un criterio igual al argentino, en el que solo los familiares de desaparecidos pueden acceder a la documentación, o si se contemplará la posibilidad de un modelo de acceso más amplio, como reclama la sociedad civil uruguaya. La última dictadura cívico-militar de Uruguay tuvo lugar desde junio de 1973 hasta marzo de 1985.