Por la decisión del PAMI de Sergio Cassinotti de recortar los pagos a las clínicas privadas a la mitad, algunas prestadoras ya dejaron de brindar servicios en Mendoza, lo que dejó a 25.000 jubilados sin atención.

El 4 de abril, el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (INSSJP) dio de baja el contrato entre el Gobierno y los hospitales privados. Formuló uno nuevo obligatorio, que recorta en más del 50% sus ingresos, por lo que fue ampliamente rechazado por las empresas.

LEER MÁS: Clínicas anuncian que dejarán de atender PAMI en todo el país

Las clínicas que dejaron de prestar atención fueron el Hospital Santa Isabel de Hungría, en Guaymallén; y la Sociedad Española de Socorros Mutuos y una clínica oftalmológica, de Mendoza capital.

Según una nota de La Nación, el Santa Isabel de Hungría decidió dejar de ser prestador de la mutual, con lo que se ven afectados unos 4.000 afiliados. La Sociedad Española de Socorros Mutuos fue apartada, según el PAMI, por deficiencias edilicias y dejó unos 21.000 jubilados perjudicados. Según el organismo, la mitad de estos será reubicada en la clínica Santa Clara.

En esta nota