El padre de Micaela García, la joven que estaba desaparecida y hoy fue hallada asesinada en un pastizal de la ciudad entrerriana de Gualeguay, pidió "no hacer justicia por mano propia" y recordó que su hija "quería cambiar estas cosas de la sociedad".

En la puerta de la Jefatura Departamental de Policía de Gualeguay, tras ser notificado del hallazgo del cadáver de la joven, Néstor García y su esposa, Andrea Lescano, primero agradecieron la labor policial y la ayuda de amigos y habitantes de la zona para tratar de hallarla con vida.

Embed

Emocionado y al borde del llanto, el hombre, que se desempeña como decano de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) en Concepción del Uruguay,

pidió seguir el "orden institucional", no hacer "justicia por mano propia", y le solicitó a los amigos de Micaela que no le agregaran “más dolor a esto”, en presunta alusión a que no provoquen incidentes.

"Ella quería cambiar estas cosas de la sociedad. Y el dolor no nos tiene que poner injustos" dijo Néstor, que destacó el trabajo de la Policía en la búsqueda de su hija y dijo que le hizo cambiar la “opinión” y el “preconcepto” que tenía acerca de la fuerza.

“De por vida voy a estar agradecido a esta gente, sé lo que laburaron, que no durmieron. El fiscal estuvo para todo, no se si dormía más de dos horas por día” agregó Néstor.

El padre de la joven asesinada dijo que con su esposa van a trabajar el doble “para que sea realidad el país que Micaela quería”.

Sobre su hija, Néstor afirmó que “tenía un corazón de oro (...) vivía para las otras personas” y por eso debían “darle una sociedad mejor”.

“Nos visitaba poco a nosotros porque quería estar en el barrio haciendo un torneo para los que no tienen nada, haciendo tortas fritas para repartir, esa es Micaela”, señaló emocionado.

Finalmente, dijo: "Tengo una tranquilidad rara, porque sé que Micaela nos va a seguir guiando".

Por su parte, la madre de la víctima, también agradeció la labor policial y a todos los habitantes de Gualeguay que pusieron sus propios vehículos para tratar de encontrar a su hija.

“Gracias a ustedes estos días pude estar en pie, por ahí ustedes me veían como que a mi no me pasaba nada y gracias a ustedes y con la fe de ustedes me fueron manteniendo día a día”, dijo Andrea.