El presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales, Pablo Tonelli (PRO), convocaría para el próximo martes a una reunión de ese cuerpo con la idea de que se analice un proyecto referido a los fueros parlamentarios de los legisladores y otros que buscan suspender o remover de la Cámara al kirchnerista Julio De Vido.

La acumulación de causas judiciales en diferentes etapas de avance y el reciente pedido de desafuero y detención de De Vido por parte del fiscal Carlos Stornelli, para que declare en una causa relacionada a Río Turbio -finalmente denegados por el juez-, motivaron la reacción del oficialismo parlamentario, y de bloques opositores como el massismo y el GEN.

La ofensiva de Cambiemos ya estaba decidida ayer, cuando se sumó un nuevo elemento: el procesamiento judicial por el delito de defraudación contra la administración pública por el modo en que se repartieron los subsidios al transporte del Área Metropolitana.

La intención del oficialismo es convocar a la reunión de la comisión para el próximo jueves, pero la posibilidad de no reunir quórum -hay muchos legisladores fuera de Buenos Aires- y la sesión especial pedida para este martes por el massismo hicieron postergar esa posibilidad.

Es que el bloque de diputados nacionales del Frente Renovador-UNA solicitó una sesión especial para el miércoles, con el propósito de tratar el proyecto de resolución que les permita renunciar a sus fueros parlamentarios y discutir una modificación a la Ley de Fueros para que los legisladores puedan ser indagados penalmente por escrito.

Así, Cambiemos buscaría el próximo martes, en caso de que se confirme la convocatoria, avanzar con los diferentes proyectos referidos al tema fueros: los que hablan del régimen en general y los que apuntan a la figura del ex ministro.

Una de las opciones es un proyecto del massista Julio Raffo para que los diputados puedan prestar declaración indagatoria por escrito, con el fin de impedir que invoquen sus fueros y no se presenten a declarar.

Además, tres proyectos proponen la expulsión de De Vido en los términos del artículo 66 de la Constitución Nacional, que habilita la posibilidad de "remover a un diputado del Cuerpo por inhabilidad física o moral, con el aval de dos tercios de los presentes".

Las iniciativas pertenecen a tres diputados que representan a los principales socios de Cambiemos: Elisa Carrió (Coalición Cívica), Eduardo Costa (UCR) y Silvia Lospennato (PRO).

La tercera variante es otro proyecto de Raffo por el cual requiere copias de las causas penales que involucran a De Vido y propone suspenderlo en los términos del artículo 70 de la Constitución Nacional.

"Cuando se forme querella por escrito ante las justicias ordinarias contra cualquier senador o diputado, examinado el mérito del sumario en juicio público, podrá cada Cámara, con dos tercios de votos, suspender en sus funciones al acusado, y ponerlo a disposición del juez competente para su juzgamiento", señala el artículo en cuestión.

Para dictaminar sobre el proyecto que finalmente resulte consensuado, se requieren la mayor cantidad de firmas de entre las 34 que integran la comisión, considerando la posibilidad de que puede haber más de dos dictámenes.

En cambio, para que el tema sea aprobado en el recinto, se requieren los dos tercios de quienes participen de la votación, número que, como máximo, es de 172 sobre el total de 257.

El interbloque Cambiemos cuenta con 86 legisladores.

Cambiemos, con 14; el Frente Renovador, con 5 y el GEN, con 1, reúnen 20 de las 34 firmas y ya expresaron la idea de avanzar contra el ex ministro, en alguna de las variantes mencionadas.

Los otros 14 integrantes son: 9 del kirchnerismo; 2 del bloque Justicialista; Remo Carlotto, del Movimiento Evita; Franco Caviglia, de Juntos por Argentina y Silvia Risko, del Frente Renovador de la Concordia misionero.

En esta nota