El plan de ajuste y achique en el Estado macrista, devenido en empleados jerárquicos y con decenas de nuevas secretarías y ministerios, arrancó fuerte y ya se llevó 170 empleados que habían sido contratados por la gestión del presidente Mauricio Macri.

De acuerdo a lo que informa el diario Clarín, el organismo previsional eliminará 170 puestos de empleados de alto rango. Se trata de gerentes, directores y secretarios que fueron incorporados en la gestión de Carlos Ragazzoni. El promedio salarial, añade el matutino, es de $70.000 mensuales. Con el recorte, el director del organismo, Sergio Casinotti, buscará obtener un ahorro de $ 143 millones al año.

Así, achicará nueve secretarías creadas por Regazzoni en cuatro. Y sólo tres contarán con un secretario a cargo (la restante la ocupará el Subdirector ejecutivo). En esas áreas el ex director del PAMI y candidato a concejal de Cambiemos por Almirante Brown había incorporado a 250 personas en reemplazo de las que había designado el kirchnerismo.

"Todas las incorporaciones fueron acordadas con Gustavo Lopetegui", aseguran fuentes cercanas a la gestión anterior. Según aseveran quienes acompañaron a Ragazzoni en el PAMI, por intermedio del coordinador económico de jefatura de Gabinete, a poco de asumir "se pidieron incorporaciones por favores políticos, personas que había que incorporar para cumplir con lo prometido con otras fuerzas políticas como el radicalismo, y también favores que se le debían a gobernadores", agregan las fuentes.

Esta semana, fueron más de 100 los empleados que recibieron la confirmación de que no permanecerían en sus puestos. En total serán 170 los que se queden fuera. "Son cargos políticos, de ninguna manera estamos removiendo a trabajadores de carrera", explicó a Clarín una alta fuente de la actual conducción del PAMI.

En esta nota