En el Museo Sitio de la Memoria de la Esma hay un túnel largo, cercado de láminas, donde se escuchan voces: son los sobrevivientes de la última dictadura militar que intentan reconstruir la masacre. El relato y la sensación de encierro que transmite el espacio son 6*

El museo está instalado en el ex Casino de Oficiales, que hoy es evidencia del terrorismo de Estado, prueba material en el proceso de Justicia por los crímenes lesa humanidad. La directora del Museo, Alejandra Naftal, explicó a El Destape por qué es importante visitar el lugar que forma parte de la lista tentativa de Unesco para ser declarado Patrimonio de la Humanidad.

“Los visitantes puede recorrer el lugar donde la dictadura cometió el genocidio y se pueden observar las evidencias materiales de lo que fue el terrorismo de Estado en la Argentina”, dije Naftal, quien además cuenta que los visitantes pueden acceder a las habitaciones donde estuvieron los detenidos y tener una dimensión del horror que vivieron.

“El sitio ofrece visitas guiadas y autoguiadas. Todo el material que se exhibe esta basado en materiales reales que forman parte de los juicios", sostiene Naftal.

Embed

Los contenidos del Museo

La puesta museográfica cuenta con intervenciones “tradicionales” a través de paneles de vidrio transparentes llamadas Estaciones que recorren de modo sucesivo y con información progresiva los tres pisos del ex Centro Clandestino, el sótano y los altillos. Las Estaciones son Hall de Entrada, Contexto Histórico, Historia de la ESMA: de escuela a centro clandestino, Sótano, Traslados, Capucha, Capuchita, Pañol, Pecera, La Casa del Almirante, Los Jorges, Salón Dorado. Cada Estación sintetiza la información más importante sobre el lugar, pequeños tramos de testimonios en primera persona de sobrevivientes, documentación y reproducciones de objetos de detenidos-desaparecidos: los originales aún están en poder de la Justicia o entre los acervos familiares y personales.

. Carta. Antes de separar de­finitivamente a las madres de sus hijos, los represores les hacían escribir una carta con los datos del niño. La muestra exhibe una carta de Patricia Marcuzzo, que dio a luz a su hijo Sebastián en la ESMA. Se trata de un documento excepcional porque es la única que efectivamente llegó a destino con el niño.

. Grilletes. La imagen muestra los grilletes usados por Milia de Pirles durante su cautiverio. Logró cubrirlos con gasa y cinta adhesiva para que no lastimaran tanto sus tobillos. Previo a su liberación, los pudo entregar a Lisandro Cubas, otro detenido, que consiguió sacarlos de la ESMA.

. Muñeca. María Elsa Garreiro Martínez, “La Gallega”, cosió tres muñecas mientras hacía trabajo forzado en Pañol, lugar donde los marinos depositaban los bienes robados a los detenidos-desaparecidos. Una de ellas se la regaló a Norma Cristina Cozzi, sobreviviente de la ESMA, quien la presentó en los juicios.

. Informe Basterra. Víctor Basterra logró sacar del CCDTyE de la ESMA algunos negativos de las fotografías que los marinos tomaban a los detenidos-desparecidos. En mayo de 1984, Basterra presentó las fotos de sus compañeros y de varios represores ante la CONADEP.

. Planos a mano alzada. Fueron parte de los primeros reconocimientos del CCDTyE que realizaron los sobrevivientes ante la CONADEP.

. Exámenes. Copias de exámenes realizados durante la dictadura por los estudiantes de la Escuela de Mecánica de la Armada.

. Credenciales falsificadas por el Grupo de Tareas de la ESMA para el accionar represivo.

En esta nota