Álvaro Zicarelli, el exasesor de Gabriela Michetti que fue echado luego de que se difundiera un video de él insultando a Cristina Kirchner, confesó que está arrepentido de lo que hizo y que su cariño hacia la vicepresidenta es el mismo. "Mi afecto hacia Michetti no cambia", aseguró.

En diálogo con TN, el ex empleado de la Fundación SUMA aclaró que no se siente identificado con él mismo en el video grabado en 2012 donde acusa a CFK de "guanaca", "víbora" y "tarada". Sobre esto, declaró: "Yo hoy no soy esta persona, quiero que me vean cómo soy hoy".


Tras la difusión del video, Zicarelli contó: "Me esperaba lo peor porque está todo muy caldeado". Y admitió que su familia se vio afectada por lo ocurrido. "Mi familia no me quiere ver mal, mi mamá nunca va a justificar esto y mi papá me dijo que vaya a la justicia", afirmó.

En otras entrevistas, el joven militante del PRO, que había sido designado por Gabriela Michetti en el Senado este año con un jugoso contrato que alcanza los $37.940 mensuales, se disculpó y culpó a los medios al hablar de una situación "bizarra" para "enchastrar a Gabriela" y hasta minimizó el contenido de la grabación. "No sólo le pido disculpas a la entonces presidenta sino a toda mujer que se haya sentido afectada por esos insultos", sentenció.