El Papa Francisco pronunció un fuerte discurso en una audiencia general contra el desempleo.

"Quien quita el trabajo a los hombres comete un pecado gravísimo", afirmó. Lo hizo al denunciar "la actitud de quien por maniobras económicas o en nombre de negociaciones poco claras le quita el trabajo y la dignidad a las personas".

Francisco lo hizo antes miles de fieles, en la Plaza de San Pedro, al mencionar a los trabajadores de la cadena televisiva Sky Italia.

Pidió por su situación laboral y que pueda resolverse rápidamente "en el respeto de los derechos de todos, especialmente de las familias".

"El trabajo nos da dignidad y los responsables de los pueblos, los dirigentes, tienen la obligación de hacer de todo para que cada hombre y cada mujer pueda trabajar y así tener la frente alta, mirar en la cara a los demás con dignidad", agregó.

Como sucede día a día en la Argentina de Mauricio Macri, la empresa Sky Italia tiene un plan de reestructuración que prevé el cierre de la sede de Roma, más de 200 despidos y más de 300 traslados de trabajadores de Roma a Milán.

En esta nota