Se abre cada vez más profunda la grieta entre el Gobierno y Elisa Carrió. Ahora, una información explosiva que hizo enfurecer a Carrió.

La diputada fue espiada ilegalmente por el macrismo en Paraguay. Y todos los dardos apuntan a Silvia Majdalani, la Nº 2 de la Agencia Federal de Inteligencia y ex legisladora y diputada del PRO.

Carrió viajó a Asunción, capital paraguaya, a el mes pasado. Y allí sufrió el seguimiento de la AFI, conducida por Gustavo Arribas y con nexos con Daniel Angelici, el operador de Mauricio Macri en la Justicia. Ambos señalados y denunciados públicamente por la diputada.

La noticia la reveló el diario Clarín en su edición de hoy: "Seguimientos personales. Informes secretos. Fotografías robadas por espías en acción. Operaciones judiciales a repetición. Campañas mediáticas plagadas de falsedades y financiadas desde el Estado. Ese es el menú con que al menos un sector de la Agencia Federal de Inteligencia, que depende directamente del Presidente, tendría reservado a la diputada oficialista y candidata de Cambiemos Elisa Carrió. La incoherente denuncia por enriquecimiento ilícito en su contra -descubierta públicamente el viernes pasado y enterrada anteayer por el juez Rafecas- hizo emerger la punta de una compleja trama de maniobras de inteligencia supuestamente urdidas desde la AFI contra Carrió y otros objetivos políticos", arranca su crónica Clarín.

Todas las miradas están puestas en Majdalani. "El delegado de la AFI allá se llama Luis Guinle, es una persona de íntima confianza de Majdalani. Guinle es de Rosario. Viene del Ejército, y está vinculado a otra persona cercana a Majdalani que se llama Álvaro González. Estuvo preso un año por temas de Inteligencia. Y reporta directamente a la Turca. Son íntimos. Es el delegado en Paraguay”, afirmó a ese diario una de las fuentes que lo conoce personalmente.

Lilita estalló ante el conocimiento de la publicación de esta información: "Todo es cierto. Viajé a Asunción en abril, para reunirme con gente de inteligencia de allá -que efectivamente me custodió durante mi estadía- y un fiscal anticorrupción”, admitió Carrió a ese diario.

En el informe de la AFI que filtró Clarín cuenta la actividad de la diputada. “Carrió se reunió allá con un mayor retirado de Inteligencia del Ejército argentino que se llama Alejandro Camino. La diputada mantuvo reuniones con él y con su hermano. Se dificultaba seguirla porque había constantemente dos autos de inteligencia nacional (paraguaya) con Carrió. La diputada se alojó en el hotel Guaraní, que se reunió con Camino en un bar, que durante toda la reunión tuvo un paquete de cigarrillos arriba de la mesa, y que el militar sería su jefe de inteligencia".

En esta nota