Tras los resultados de las elecciones legislativas, el próximo 10 de diciembre el Congreso Nacional se tornará amarillo. Dentro de la Cámara de Diputados Cambiemos ocupará 107 bancas, mientras que en la Cámara de Senadores lo hará en 24. Sin embargo, todavía no alcanzará el quórum propio: en la Cámara Baja le faltan 22 diputados y en la Alta 13 senadores. El espacio que cada fuerza ocupará en el Congreso es clave para entender el lugar que la agenda de género ocupará en 2018.

A lo largo de la campaña electoral, la difusión de propuestas de género fue dispar según los distintos espacios políticos. Sin lugar a dudas, fue la Izquierda quién se destacó por levantar aquella bandera y mostrar una uniformidad dentro del espacio. Ejemplo de esto fue el debate por la despenalización del aborto, donde los principales candidatos como Myriam Bregman, Nicolás del Caño, Néstor Pitrola y Christian Castillo se expresaron a favor. En el interior del resto de los espacios las posiciones son más opuestas.

Nicolás del Caño, diputado electo por el FIT, dialogó con El Destape sobre los planes en política de género para 2018. Dentro de la Izquierda, el eje principal será insistir con el tratamiento del proyecto para declarar la emergencia contra la violencia de género. “El proyecto incluye la construcción de refugios, brindar licencias a las mujeres que son víctimas de violencia en sus trabajos, un cuerpo interdisciplinario de profesionales que puedan acompañar a las mujeres en situación de violencia, créditos para viviendas, entre otras cosas”, indicó del Caño.

Por otra parte, el FIT seguirá apoyando el debate por el acceso al aborto legal, seguro y gratuito, impulsará la igualdad en los salarios y se opondrá a la posibilidad de que se instale una reforma previsional que afectaría, sobre todo, a las mujeres.Sobre la conformación del nuevo Congreso, del Caño expresó: “Los bloques siempre se disciplinan según lo que ordenan los de arriba. Pasó en el gobierno anterior y pasa con este. Es difícil que se traten ciertos temas”. En este sentido, remarcó la importancia de la movilización fuera del parlamento; espacio donde las mujeres ponen en agenda los temas que luego se terminan debatiendo.

Según un monitoreo llevado a cabo por el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), los dos espacios con menos propuestas de género fueron Cambiemos y Cumplir. En el caso del espacio de Florencio Randazzo, su influencia en el Congreso será inferior, puesto que el único que obtuvo una banca dentro del partido fue el futuro diputado Eduardo Bali Bucca.

Los ejes analizados fueron 5: violencia contra las mujeres, derechos sexuales y reproductivos, participación social y política, trabajo productivo, reproductivo y políticas de cuidado y acceso a la justicia. Dentro de los rubros analizados, los dos ejes más divulgados en las propuestas fueron el acceso a la justicia y la necesidad de abordar la violencia contra las mujeres, específicamente enfocado en los femicidios.

Según ELA, Unidad Ciudadana, el FIT y 1 País son las fuerzas que incorporaron los distintos ejes en sus listas. Por su parte, Cambiemos, la fuerza que más bancas obtuvo, es el que menos hincapié hizo en la agenda de género, con apenas alguna mención a la prevención de embarazo no intencional en la adolescencia en el eje de derechos sexuales y reproductivos.

Los resultados obtenidos en los comicios llevados a cabo el domingo anticipan el posible tratamientos que puede destinarse a políticas ligadas a cuestiones de género.

Desde el espacio 1 País, el candidato electo Daniel Arroyo delineó 3 ejes en cuestiones de género: sanción de la paridad de género a nivel nacional, el destino de mayor presupuesto para la creación de refugios para víctimas de violencia de género, así como para la capacitación en la temática en distintos organismos y el impulso del respeto de los derechos de las mujeres y niños, con un fuerte acompañamiento de las instituciones.

“La temática de género no ha estado en la agenda del Gobierno Nacional, ni en la paridad, ni en violencia, ni en el trabajo. Tenemos que instalar y unificar una mirada desde la oposición”, destacó Arroyo.

Por otro lado, en análisis de ELA se verifica la ausencia de los temas ligados a la participación social y política y el trabajo productivo, reproductivo y políticas de cuidado. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la lista Evolución, que obtuvo dos bancas de la mano de Martín Lousteau y Carla Carrizo, también incorporó la agenda de género en todos los ejes.

En relación a los derechos sexuales y reproductivos, la posiciones fueron diversas. Los resultados electorales no son alentadores para el debate de la despenalización. Cambiemos es la fuerza que más desaprobación presentó para debatir la despenalización del aborto.

En plena campaña electoral, el electo senador Esteban Bullrich había afirmado en FM Blue: "Ni una menos también es si hay una beba adentro que ni una menos, porque también la estás matando, por eso mi posición en contra del aborto". Esa frase no sólo sepultó el debate sobre el derecho a abortar, sino que expuso un desconocimiento absoluto sobre el significado de Ni una menos. Esa visión errónea dificulta un debate amplio sobre las políticas de género a implementar.

Embed

En el caso de fuerzas como Unidad Ciudadana y 1 País, las posiciones son más variadas: hay posiciones en contra, a favor y abstenciones. Según ELA, el FIT es la única lista que además de haber defendido abiertamente el aborto, ha realizado spots de campaña específicos que lo demandan.

"Ni una menos también es si hay una beba adentro que ni una menos, porque también la estás matando".

En esta nota