"Me cansé de recibir visitas inesperadas en mi despacho de Comodoro Py. Venían señores que me decían: 'Nosotros tenemos varios juicios políticos en contra de su persona en el Consejo de la Magistratura y los estamos analizando'. Era una sutil, espléndida y descarada extorsión". Así denunció el juez Norberto Oyarbide, quien renunció a su cargo tras el cambio de gestión presidencial.

El magistrado realizó esa acusación contra el Gobierno de Cambiemos en una entrevista con el diario La Nación. "Me trataron de corrupto o adicto al poder y me menospreciaron diciendo que era el personaje más horrendo o despreciable del país", contó.

Además, Oyarbide criticó duramente a los jueces federales. "Ahora la justicia federal se ajustó a una nueva melodía política. Porque muchos desean permanecer en el poder, porque el poder es adictivo, como la cocaína", afirmó.

"El poder te hace sentir como un ser que no pisa la tierra sino que camina un poco más elevado. En Comodoro Py falta Zubin Mehta para que los dirija. Son la Sinfónica de Londres, es algo absolutamente espléndido, suenan maravillosos y no hay un solo violín desafinado. En la Argentina la justicia independiente no es posible", destacó.

Y habló sobre la situación de la ex presidenta: "Cristina Kirchner pudo ir presa. Existió la oportunidad de detenerla y no fue detenida cuando fue a declarar ante el juez Bonadio, en Comodoro Py".