En una interpelación que comenzó anoche a las 20.30 y finalizó esta madrugada a las 2, el intendente de Olavarría, Ezequeil Galli, respondió más de 300 preguntas y logró alejar la posibilidad de ser suspendido en el cargo, con lo que se había especulado.

Volvió a deslindar la responsabilidad del municipio en las dos muertes ocurridas durante el recital del "Indio" Solari y apuntó hacia los organizadores y la policía encargada del operativo de seguridad.

En su defensa, Galli argumentó que la gente que asistió al show en el predio La Colmena, el 11 de marzo pasado, "sobrepasó" el número que estaba autorizado.

"El recital estaba pensado para 155.000 personas, una cifra que quedó muy por detrás de la gente que recibimos en la ciudad", reconoció Galli, quien se quejó de que "llegaron muchos más de los que debían venir".

indio solari en olavarria personas

Galli leyó las respuestas para las 324 preguntas elaboradas por los 20 concejales de la comuna, que tuvieron la oportunidad de repreguntar al intendente luego de su escrito sobre la responsabilidad del municipio en la organización del recital y sobre la relación con la productora En Vivo S.A, entre otros temas.

El intendente aseguró que no se sabe con "precisión cuántos asistieron" al recital y alegó que "los organizadores y la Policía decían que iban a venir 150.000 personas, nunca se habló de otra cifra".

En ese sentido, Galli reconoció que "el primero de los errores fue haber confiado en la experiencia de gente que venía realizando recitales hace décadas", en alusión a la productora de los hermanos Peuscovich y al jefe departamental de Olavarría, el comisario Mario Busto, quien se había encargado también del operativo policial del recital del Indio en Tandil en 2016.

El legislador del Frente Renovador, Emilio Vitale, que presentó el pedido de interpelación al intendente, aseveró a Télam que Galli "habla de que el número de personas se sobrepasó pero él hizo promoción al evento, (pero) no pensó en ese efecto" y se quejó de que el jefe comunal respondió con "muchas generalidades".

"La Justicia tendrá que decidir de quiénes son las responsabilidades", expresó Galli al referirse a las muertes de Javier León y Juan Francisco Bulacio, a la vez que negó que el municipio haya tenido relación con los decesos.

"Mi responsabilidad era cuidar a los vecinos de Olavarría y lo hicimos", aseguró.

indio.jpg

Sobre la organización del evento, el jefe comunal explicó que el municipio salió como garante de En Vivo S.A. por el uso del predio La Colmena con la condición de que se efectuara el pago establecido y que el lugar fuera devuelto en las mismas condiciones en que fue entregado.

"No fui co-organizador del evento", aseveró Galli y reiteró que "no era responsabilidad del municipio" realizar los cacheos en la puerta del predio.

"El control de acceso correspondía a la productora", enfatizó.

A pesar de que el jefe comunal se distanció de la productora, para el concejal de Olavarría Para la Victoria, Einar Iguerrategui, las explicaciones del funcionario fueron "insuficientes".

"En la previa al show siempre se mostró cercano a la productora En Vivo S.A., si desligó sus responsabilidades de funcionario público en la empresa y la policía es muy grave", manifestó el edil.

Al ser cuestionado por los hechos de violencia en la terminal al día siguiente del recital, Galli aseguró que "no le consta" que haya habido represión a los fanáticos.

"Fue una situación extrema la que se vivió en la terminal, hasta el domingo había aproximadamente 6.000 personas varadas, 200 causando problemas y resultaba muy difícil su contención", afirmó.

En tanto, al referirse a la decisión de sacar a la gente de la ciudad en camiones, algunos de los cuales iban manejados por funcionarios de altos rangos, el intendente explicó que la gente fue trasladada "hasta una estación de servicio en Azul, porque así había sido coordinado con Desarrollo Social de la Provincia, que iba a poner colectivos para llevarlos a Buenos Aires".

Indio

La interpelación comenzó puntualmente a las 20.30 de anoche y terminó a las 2 de la mañana sin ningún pedido de suspensión en sus funciones para Galli, aunque desde la oposición aseguraron que no fueron respondidos todos los cuestionamientos que recaen sobre el jefe comunal, por lo que confían que puedan salir nuevos interrogantes de la comisión investigadora especial que creó el Concejo a partir del trágico recital.

En tanto, el intendente Galli, que contó con el apoyo de sus funcionarios y militantes hasta bien entrada la madrugada en el recinto, parece mantenerse firme en su cargo ya que los números de las encuestas que manejan en su equipo de gobierno tras lo ocurrido en el recital lo favorecen, hecho que también obligó a la oposición a moderar sus cuestionamientos, aseguraron a Télam fuentes del Concejo Deliberante.

Por último, no se descarta que en los próximos días el intendente le pida la renuncia a más funcionarios del municipio. La semana pasada abandonó su cargo el jefe de Gabinete, Jorge Larreche, y aparece como endeble la posición del subsecretario de Seguridad, Eduardo Simón, que concentró las críticas de la oposición por su accionar en los operativos relacionados al recital.

Pogo recital del Indio Olavarría

En esta nota