El intendente PRO de Olavarría, Ezequiel Galli, que podría ser imputado por las muertes en el recital del Indio Solari, vuelve a estar en el ojo de la tormenta por una fuerte polémica en su municipio.

LEÉ MÁS: Peligra el plan de compras en 12 cuotas para 13 provincias

El Tribunal de Cuentas pudo constatar que en dependencias del municipio hubo $165.138.391,55 de gastos de "caja chica" injustificables que incluían whisky y comida de perro premium, café, gaseosas y pizzas, entre otras cosas.

Estas transacciones fueron notadas tras un estudio sobre las gastos de Olavarría en 2016 que realizó el Tribunal de Cuentas de la provincia de Buenos Aires. Los gastos provienen principalmente de la Secretaría General y de Coordinación, de la que se encargaba el ex jefe de Gabinete y padrino político de Galli, Jorge Larreche, según asegura el portal LetraP.

Embed

Lo que más se resalta son $1.460 en whisky Johnnie Walker, etiqueta roja; $51 pesos en comida para perros marca Pedigree, $750 en una picada en pan de campo y dos pizzas -especial, y rúcula y jamón crudo-, café nesspreso y gaseosa.

Galli justificó la comida de perro para un animal callejero que vive en la puerta del municipio y el resto los consideró errores de cálculo que aseguró ya compensaron "como exige el tribunal de cuentas": "Tratan de hacerles creer que somos corruptos cuando no lo somos”, determinó.

El Tribunal de Cuentas también constató gastos en concepto de pan -41$-, galletitas -$80-, picada en pan de campo, gaseosa, 2 pizzas y café -750$-, 300$ en gasoil y 230$ en yerba, leche y salvado entre otros gastos.

En esta nota