El intendente de Neuquén, Horacio "Pechi" Quiroga, afirmó que hay "delitos de terrorismo y sedición y como tal deben ser tratados", vinculados al conflicto con activistas mapuches. Lo dijo diez días después del asesinato de Rafael Nahuel por un balazo de plomo por la espalda y a más de 4 meses de la desaparición y muerte de Santiago Maldonado, que acompañaba una protesta en la ruta 40.

"Está claro que el conflicto involucra a Argentina y Chile y va más allá de sus propias fronteras. Es por eso que sugiero que el tema mapuche sea incluido de manera urgente en la agenda bilateral entre las dos cancillerías", afirmó Quiroga a través de redes sociales y en declaraciones radiales.

El jefe comunal, de origen radical que hoy reviste las filas de Cambiemos, sostuvo que "lo que está ocurriendo desde un tiempo a esta parte en la Patagonia no son simples actos de vandalismo o sabotaje que improvisó algún trasnochado en un intento por llamar la atención", sino que aseguró que se trata de "delitos de terrorismo y sedición y como tal deben ser tratados".

Quiroga apuntó contra los reclamos territoriales de los pobladores originarios y cuestionó puntualmente a la Confederación Mapuche por "reclamar la propiedad ancestral de tierras que prometen algún jugoso rédito económico".

Embed

La opinión de Quiroga llega luego de que el obispo de Bariloche como los propios miembros de la comunidad mapuche pusieran en duda la existencia de la llamada Resistencia Ancestral (RAM). Estos últimos, inclusive, la calificaron como "un invento de los servicios de inteligencia".