La diputada Elisa Carrió y el humorista Alfredo Casero mantuvieron un insólito diálogo por la red social Twitter.

La legisladora se quejaba por la falta de apoyo del Gobierno cuando Casero intervino para darle su apoyo. "Un beso", le respondió Carrió en señal de agradecimiento.

Carrió volvió a pedir la "destitución" de la subdirectora de laAgencia Federal de Inteligencia (AFI), Silvia Majdalani, y lanzó un ultimatum al presidente, Mauricio Macri.