La nueva AFA sería un ejemplo de organización deportiva y justicia, así fue presentada, pero poco tiempo después los caminos se parecen bastante a los viejos. A dos semanas del comienzo, el torneo de Primera sería retrasado siete días más por algunos desajustes.

Luego del bochornoso desenlace del partido entre Deportivo Riestra y Comunicaciones, la casa madre del fútbol argentino estaría a punto de concretar un nuevo papelón, del que, otra vez, nadie se haría cargo.

LEÉ MÁS: La oscura maniobra de un club propiedad de Stinfale para ascender

Si bien todavía no fue confirmado, las probabilidades de que el fútbol grande inicie el 25 de agosto son muchas y los motivos, desconocidos. Entre la AFA, la televisión y los organismos de seguridad se tiran la pelota unos a otros, pero nadie asume la responsabilidad.

El cambio no sólo correría el ya conocido fixture una semana, sino que también vendría acompañado de modificaciones en varias jornadas, incluido el Superclásico. Ademas, esto podría traerle dolores de cabeza al DT de la selección, Jorge Sampaoli, ya que el certamen terminaría el 10 de mayo, a sólo un mes del comienzo del Mundial de Rusia 2018.

LEÉ MÁS: Neymar fue presentado en el PSG y habló del Barcelona

Si todo se atrasa, el Boca-River se jugaría el 10 de diciembre, pero para esa fecha, el 'Millonario' tiene chances de disputar el Mundial de Clubes (debe ganar la Copa Libertadores).

La situación sería aprovechada por la AFA para reordenar el cronograma, debido a las quejas de varios clubes con respecto a la diferencia de kilómetros a recorrer o la extraña situación de Banfield, que juega tres partidos seguidos de visitante.