El recuento provisorio de las PASO en la provincia de Buenos Aires se cortó cuando el candidato oficialista Esteban Bullrich se imponía por 0,08% sobre Cristina Kirchner, casi 7 mil votos en un padrón de 12 millones. Sin embargo, cuando se contabilice el 100% en el escrutinio definitivo, salvo algún quiebre de tendencia, Unidad Ciudadana se habrá impuesto por casi 15 mil sufragios.

Así surge del relevamiento realizado por El Destape, en base a los datos informados por el Ministerio del Interior. Si no hay un cambio brusco en las tendencias de voto en cada municipio y se respetan los niveles de participación y votos válidos, entonces CFK debería adicionar más de 20 mil votos de diferencia en ese 5% que resta computar y daría vuelta la elección.

¿Cómo se hizo el cálculo? Se tomó la cantidad de electores de cada municipio del conurbano bonaerense, se lo redujo en base al porcentaje de mesas que faltan escrutar. Luego, se hizo lo propio con el porcentaje de participación y posteriormente, con el porcentaje de votos válidos, sobre el cual se calculan los guarismos de las PASO. A ello se le calculó las cifras que obtuvieron CFK y Bullrich en cada distrito y se los tradujo en los votos que les quedan por sumar a cada uno.

LEER MÁS: Hablan los candidatos en El Destape

De no haber grandes cambios, Cristina debería adicionar 148.712 sufragios contra 127.330 de Cambiemos, una diferencia superior a los 6.900 que pusieron a Bullrich en la delantera el domingo. Si se tomara en cuenta solo los distritos más poblados que se encuentran en el Conurbano, más La Plata y Mar del Plata, CFK le saca ahí 28 mil votos de diferencia dentro del universo que queda sin contabilizar.

Esto se debe a que la mayoría de las mesas que faltan computar están en distritos afines al kirchnerismo, como Moreno y La Matanza. Hay 532 mesas por computar en la Primera Sección (Norte y Oeste del Conurbano) y 663 en la Tercera (Zona Sur y La Matanza). Son las únicas dos zonas de la PBA en donde se impuso Cristina. En tanto, quedan por registrar 64 mesas en la Segunda, 19 en la Cuarta, 128 en la Quinta (con más de un millón de electores debido a Mar del Plata), 35 en la Sexta, 21 en la Séptima y 82 en La Plata, distrito afín a Cambiemos.

Estas PASO no definen los ganadores de las bancas pero marcan el punto de partida de cara a la verdadera elección, que será el próximo 22 de octubre. Allí, quien se imponga en la candidatura a Senadores aunque sea por un voto pondrá a dos representantes en la Cámara Alta, contra solo uno de su inmediato perseguidor. La carrera continúa.

Embed