La diputada nacional Elisa Lilita Carrió se refirió a la causa que investiga a Carlos Tomeo- el empresario supuesto testaferro K que contribuyó a la campaña de Cambiemos- al que le encontraron $4 millones de pesos en efectivo dentro de su departamento, y terminó generando polémica por una particular frase.

"No queremos venganza, queremos Justicia y devolución de todo el dinero robado. Queremos los millones de dólares, queremos los relojes y queremos los consoladores", expresó la diputada de Cambiemos, en lo que fue una confusa declaración.

Embed

En esta nota