El periodista de La Nación publicó este miércoles una columna de opinión sobre la situación de Milagros Sala y cómo ésta perjudica la imagen de Mauricio Macri respecto a los derechos humanos en el exterior. Curiosamente, una confusión de palabras terminó dejando a entender otra cosa.


Embed

"En su carrera por convertirse en líder regional de la lucha contra los derechos humanos y la libertad de expresión Mauricio Macri se topó con una piedra en el zapato: se llama Milagro Sala, la dirigente kirchnerista jujeña detenida desde diciembre pasado y acusada por varias causas de corrupción y por liderar una protesta social", dice el artículo.