El presidente Mauricio Macri hizo una visita fugaz a Rosario y Timbúes, antes de dirigirse a la feria rural Expoagro en San Nicolás. El mandatario estuvo protegido por un numeroso grupo de gendarmes que evitó una protesta por despidos.

La zona de Santa Fe fue golpeada en el último mes por los cierres de las plantas de SanCor, La Serenísima, la fabricante de llantas Mefro Wheels y las suspensiones en General Motors.

LEER MÁS: El Gobierno corrió su "error de $20" y oficializó la suba de las jubilaciones

Los incidentes ocurrieron cuando los familiares de los 350 trabajadores suspendidos de General Motors por nueve meses se acercaron a donde hablaría el presidente. En ese momento, Gendarmería les impidió el paso y los cercó para que no se movilicen.

Embed

"Mujeres de General Motors dicen no a las suspensiones ilegales", decía una de las banderas que encabezó la marcha.

"La confianza es la columna sobre la que se edifica el crecimiento, y ésta se logra diciendo la verdad, cumpliendo con la palabra, que es lo que hicimos desde Cambiemos. Dijimos en campaña que íbamos a eliminar las retenciones, que es un castigo al desarrollo, a la economía federal, al progreso de las economías regionales. Y lo hicimos”, dijo Macri este viernes en la planta fabril de Arag.

Macri antes había estado en la fábrica de biodiesel Renova de Timbúes. Allí se encontró con el gobernador Miguel Lifschitz y con el presidente comunal Amaro González.