Nuevamente Mauricio Macri fue consultado en una conferencia de prensa internacional por la situación de la presa política Milagro Sala. Y pasó un incómodo momento.
Ya le había sucedido hace meses en un encuentro junto al premier de Canadá, Justin Trudeau. Ahora, le sucedió lo mismo junto al primer ministro español, Mariano Rajoy.
Embed
El Presidente contó molesto su sensación por la carta que le entregó el partido español Podemos sobre la presa jujeña. "Me acercó una petición Podemos muy educadamente en un sobre", dijo Macri.
Además, dio su punto de vista sobre la presa política: "Es un tema que está en manos de la Justicia, que en la Argentina funciona y es independiente". Pero añadió que "hemos invitado a organizaciones de Derechos Humanos que tengan dudas a que vengan al país" luego de la lluvia de críticas, entre ellas de la ONU, que recibió Cambiemos por la situación de Milagro Sala.
Y continuó: "Ya sabemos que vienen en abril o mayo. Y mirarán ellos con sus propios ojos que en Argentina la justicia funciona y en forma independiente".
Luego, Rajoy lanzó una incómoda frase cuando intentó responder sobre la situación en Venezuela. Al lado de Macri, el premier español aseguró: "No puede ser que haya gente que esté en la cárcel por opiniones diferentes".