El ministro de Justicia, Germán Garavano, renovó este sábado la presión del Gobierno nacional para que la procuradora Alejandra Gils Carbó renuncie a su cargo y al interpretar que ese organismo "ha sido uno de las grandes ausentes" en la lucha contra la inseguridad en los últimos años, afirmó que desde el kirchnerismo "probablemente le estén pidiendo que se quede" en su puesto.

"Ojalá la Procuradora diera un paso al costado y permitiera generar un cambio, una renovación en el Ministerio Público para que alguien con mayor liderazgo y, si se quiere, mayor reconocimiento social pueda ayudar en esta lucha contra el narcotráfico, contra la inseguridad donde el Ministerio Público es la pieza central y el máximo responsable para tener éxito en este desafío", remarcó.

En declaraciones a radio Continental, consultado sobre si Gils Carbó permanece "atrincherada" en su cargo, Garavano evitó usar ese término, pero apuntó contra la anterior administración kirchnerista: "Ella llegó de la mano de un gobierno que la puso en ese lugar y (sus referentes) probablemente le estén pidiendo que se quede".

El ministro ratificó que desde la actual gestión "estamos avanzando desde el punto de vista institucional" para lograr apartar a Gils Carbó de la Procuraduría General y mencionó las "quejas" que existen "hacia la gestión" de esa funcionaria, "inclusive en los temas" vinculados a la "inseguridad".