El Gobierno le quitó $ 800 millones a un programa de inversiones en obras de infraestructura en trenes y rutas. Necesitado de liquidez, el Ejecutivo decidió quitarles fondos a un plan que no va a poder utilizar ese dinero en la mejora del sistema de transporte.

El ministro de Finanzas, Luis Caputo, dispuso la emisión de una Letra del Tesoro (LETE) por $ 800 millones para ser suscripta íntegramente por el Fondo Fiduciario del Sistema de Intraestructura de Transporte. Lo hizo a través de la resolución 225-E/2017, publicada en el Boletín Oficial.

LEER MÁS: El recorte de Dietrich y los despidos encubiertos en Vialidad Nacional

La LETE tendrá un plazo de 91 días, es decir que su vencimiento operará el 14 de febrero del año próximo y devengará un interés trimestral relacionado con la tasa Badlar -para depósito de más de $ 1 millón- que otorguen los bancos públicos.

Los intereses serán pagaderos en forma trimestral y la amortización será íntegra al vencimiento, aunque el suscriptor podrá disponer la cancelación anticipada en forma total o parcial.

Esta Letra del Tesoro será intransferible, y no tendrá cotización en los mercados de valores locales e internacionales.

En esta nota