El gobierno de Tierra del Fuego decidió congelar los salarios políticos a raíz de la emergencia económica que enfrenta la provincia. A partir de esta disposición, la gobernadora Rosana Bertone y su equipo no recibirán el aumento del 20 % que estaba previsto.

De este modo, los funcionarios electos y designados del Ejecutivo provincial, entes autárquicos y descentralizados no percibirán el aumento en sus remuneraciones que había dispuesto la ley de tierra del Fuego.

Con esta nueva medida, el sueldo de la gobernadora seguirá siendo de $ 85.700 por mes. Bertone defendió la medida y dijo que "no puede haber doble discurso" al tiempo que remarcó que "hay que predicar con el ejemplo".

"Atento la complicada situación económica que atraviesa la Provincia, y que no se cuenta con recursos financieros suficientes, se estima conveniente, como medida de autolimitación, establecer la no percepción por parte de toda la planta política de la Administración Central y de los entes autárquicos y descentralizados, de los incrementos salariales que corresponden por aplicación de la ley 855", reza el decreto 3705/17.

En esta nota