Un crudo informe muestra cómo el Gobierno lleva ejecutado un 42% del presupuesto destinado a los principales programas de salud. Esto se da en un contexto de fuerte suba de los remedios y en donde el salario y la jubilación mínima cada vez alcanza menos para cubrir los gastos de salud.

Dicho de otro modo, los principales programas de salud tienen un nivel de subejecución del 60% en promedio, cuando algunos prácticamente no tuvieron actividad en todo el 2017. Tal es el caso del programa de "Detección Temprana de de Patologías Específicas", que solo ejecutó 2,5 de los 65 millones de pesos que tenía asignado. O el programa de "Sanidad Escolar", con un nivel de subejecución del 79%: solo se gastaron 3,4 de los 20 millones de pesos.

El programa destinado a la Investigación y Tratamiento contra el Cáncer la subejecución ronda el 36%, la Cobertura Universal de Salud (para la compra de medicamentos), un 36% subejecutado y la Lucha contra el SIDA, una subejecución del 22%, según el relevamiento realizado por Universidad Nacional de Avellaneda.

Remedios y prepagas, cada vez más caros

Uno de los problemas para el acceso a la salud es la fuerte suba de los remedios. Según el sondeo realizado por la UNDAV, estos subieron 22 puntos por encima de la inflación desde 2015. Mientras que el alza general fue del 79 por ciento, los medicamentos lo hicieron un 101 por ciento.

Las medicinas que más subieron fueron las destinadas a tratamiento de tiroidos, con un 183% promedio, seguido de los broncodilatadores con un 157% y antidepresivos, 154%.

En esa línea vienen subiendo los planes de medicina prepaga. Las empresas acumulan una suba del 88,4% en solo dos años de gestión de Mauricio Macri, en tanto que el IPC de la Ciudad midió, por el mismo período, un 75,3% de incremento. Esto representa una diferencia a favor de las empresas de salud privada de más de 13 puntos.

En esta nota