El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, cuestionó con dureza a los bancos por poner trabas al blanqueo de capitales, aunque aclaró que están dialogando con el sector para salvar las diferencias.

El ministro reconoció que el Gobierno está tendiendo "dificultades visibles" con los bancos, que ponen reparos a la hora de aceptar sumas de dinero por temor a que provengan del narcotráfico o del financiamiento del terrorismo.

"Somos conscientes de que no hay cooperación por parte de los bancos", afirmó el funcionario y agregó que las entidades bancarias "piden papeles que nadie les pide" a ellas, aunque reconoció que hay "temor de que algún día alguien vaya a investigar más allá".


Por eso, Prat Gay le pidió a quienes conducen los bancos que lean la ley 27.260 de "Sinceramiento Fiscal", que indica que siempre y cuando "no haya un delito diferente del de evasión, está totalmente saldada la deuda con el fisco, hay secreto fiscal y bancario".

"Hemos estado trabajando en el último tiempo con los bancos para que mejoren esa postura frente a sus clientes porque pareciera ser que quienes más dificultan este proceso de sinceramiento son los mismos bancos que debieran beneficiarse", dijo el funcionario en declaraciones a radio Mitre.

En esta nota