El Gobierno nacional mostró su respaldo al fallo de la Corte Suprema que avaló la prisión domiciliaria a un represor de la última dictadura militar. Para el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj, la decisión de Rosatti, Rosenkrantz y Maqueda (Highton y Lorenzetti votaron en contra) fue un "gesto de madurez cívica" y que muestra que en Argentina hay "igualdad ante la ley".

El funcionario público se refirió, en diálogo con Infobae, al fallo del máximo tribunal sobre Felipe Alespeiti, responsable de las desapariciones forzadas del escritor Haroldo Conti y el hijo del poeta Juan Gelman. Fue condenado en 2007 y 2009 por un total de 107 desapariciones y ahora podrá culminar su condena en su domicilio ya que argumentó tener severos problemas de salud.

LEE MÁS

Embed

Avruj consideró que la atenuación de las condiciones de detención es "un derecho que le corresponde por ley" y la calificó como una "buena señal de madurez cívica y una muestra de que la Argentina está apegada a la ley más allá de a quién le corresponde el beneficio de la medida".

LEE MÁS "La Corte avaló que un represor pueda cumplir la condena en su casa"

Meses atrás, Avruj había sostenido que "no era impunidad" la prisión domiciliaria a represores, mientras que los organismos de derechos humanos han bregado para que los responsables de la persecución y exterminio de 30 mil personas cumplan su condena en la cárcel.