El resumen del hecho muestra lo insólito de la situación: el Gobierno nacional quiere echar al único director del Banco Central designado por el Senado porque escribió notas periodísticas criticando la gestión macrista y la "bicicleta financiera".

Se trata de Pedro Biscay, designado en 2014. Los mandatos de los directores del Central duran 6 años, según la carta orgánica del organismo monetario, por lo que Biscay debería cesar en su cargo recién en 2020. Sin embargo, el Gobierno hizo un pedido ante el Senado para echarlo por haber criticado la política del BCRA.

Biscay es el único director del Central designado con acuerdo del Senado, ya que el resto de los integrantes del directorio de 10 miembros fueron nombrados en comisión (por decreto) por el gobierno de Macri. La Casa Rosada usó ese mecanismo con los jueces Rosatti y Rosenkrantz en la Corte Suprema, algo que luego debió revertir.

Ahora, el Gobierno nacional quiere echar al único director crítico de la gestión de Federico Sturzenegger y Lucas Llach. El motivo es haber escrito notas en Ámbito Financiero en donde criticaba el manejo del Central con las LEBACS, la llamada "bicicleta financiera".

pedro biscay.jpg
Director del Banco Central, Pedro Biscay
Director del Banco Central, Pedro Biscay

En una nota publicada el 26 de mayo, Biscay aseguraba que el mercado marchaba hacia “mayor inestabilidad financiera con efectos negativos sobre el tipo de cambio, el nivel de precios, el consumo, el empleo y los derechos de propiedad de los usuarios financieros".

Fuentes del Senado que recibieron ayer al director del BCRA aseguraron que estuvo "muy sólido" y calificó de "disparate" la postura oficialista. "Lo quieren echar por notas y unos tuits. Ayer venían a sacarlo directamente, ahora creo que se la complicamos", afirmó un senador peronista a El Destape.

La postura fue criticada por una amplia gama de organizaciones sociales. En una nota firmada por la Asociación de Pensamiento Penal y el CELS, entre otros, consideraron que la decisión de excluirlo a Biscay es "ilegítima" y "afecta la pluralidad de criterios" que debe tener la entidad monetaria.

Biscay había sido uno de los directores que denunció que, en una reunión, los directivos del Central se preguntaron qué hacer ante las imágenes de los 4,6 millones de dólares que estaban en una caja de seguridad a nombre de Florencia Kirchner, que habían sido declarados ante el fisco.

LEE MÁS

Embed