El ministro de Defensa, Oscar Aguad quiere entregarle a las Fuerzas Armadas la potestad de "luchar contra el terrorismo", a través de la derogación de un decreto que promulgó Nestor Kirchner en 2006.

LEÉ MÁS: La actividad económica volvió a niveles de 2015 pero con una mayor precarización laboral

Según el diario La Nación, el decreto, que "limitó el empleo de las Fuerzas Armadas únicamente ante agresiones de origen externo perpetradas por fuerzas armadas pertenecientes a otros Estados", no permitiría enfrentar un eventual pero todavía inexistente amenaza del Estado Islámico (EI).

El temor surge de la reunión del G-20 2018 en Buenos Aires, que traerá a todos los máximos jefes de Estado mundial al país. Otras de las promesas de Aguad será mejoras salariales y novedades en el equipamiento de las tres fuerzas de seguridad.

Según advierten en las propias fuerzas, esta decisión es vista con buenos ojos por Estados Unidos, en medio de evaluaciones para realizar de ejercicios militares conjuntos, que se suma a las visitas recientes de personal militar a Washington DC.

En esta nota