Con el declamado propósito de lograr inversiones, el Gobierno puso en la mira en el costo laboral. Para eso, busca modificar los convenios colectivos y eliminar beneficios para los trabajadores, como ocurrió con los petroleros y busca replicar en otros sectores, como los mecánicos de SMATA. Pero la agenda de la CGT, al menos en lo que expresaron hasta ahora, pasa por el incumplido acuerdo antidespidos, por el cual apuntaron contra los empresarios.

Luego de la "reunión de trabajo", como lo definieron fuentes sindicales a El Destape, entre los principales sindicalistas junto a Jorge Triaca y Mario Quintana, el ministro de la Producción, Francisco "Pancho" Cabrera" dijo desde Davos que buscaba replicar el acuerdo con los petroleros de Vaca Muerta en el sector metalmecánico. En tal acuerdo, los petroleros cedieron en el pago de horas extras y pusieron a revisión la cantidad de trabajadores por pozo (reducción), a cambio de la promesa de mayores inversiones que generen, paradójicamente, más empleo.

La reunión cumbre con el Gobierno

Sin embargo, según las fuentes consultadas, en la reunión no se habló del tema de los convenios ni de las ART, cuyo DNU para modificar el sistema saldrá próximamente. Sí se planteó de parte del oficialismo la reforma laboral que piensa sacar, también por decreto, para reducir el empleo en negro. Buscaban el apoyo de los gremios a la medida.

Del lado gremial, el planteo fue otro. En los sindicatos hay malestar con los empresarios por haber incumplido con el acuerdo antidespidos, el segundo que firmaron los hombres de negocios en 2016 y ambos con el mismo resultado: nulo.

La respuesta, según pudo reconstruir este medio, es la que Triaca dijo recientemente: que ellos tenían un crecimiento del empleo en los últimos meses, algo que los gremios desmienten.

LEE MÁS

Embed

En la lista de propuestas, consignó el matutino Ámbito Financiero, se encuentra la posibilidad de un blanqueo laboral, con perdón de las multas a los empresarios que tengan empleados sin registrar, la posibilidad de fiscalización por parte de los propios sindicatos, reconvertir los planes sociales en un subsidio a parte del salario del nuevo trabajador y subvenciones a empresas que tomen nuevo personal. Todo esto, un día después de que el INDEC dijera que en el primer año de Gobierno se perdieron 127 mil empleos en blanco.

Mientras tanto, otro sindicato está a punto de seguir los pasos de los petroleros. De acuerdo a la información del portal Infogremiales, los Capitanes de Ultramar y Oficiales de la Marina Mercante votaron en una asamblea facultar a su secretario general, Marcos Castro, para negociar cambios en su convenio colectivo. El camino: habilitar acuerdos por buque y no por sector. En este contexto, el sector de Juan Carlos Schmid se declaró en alerta "ante el avance de las empresas sobre los convenios colectivos".