El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el ministro de Seguridad porteño, Martín Ocampo, defendieron el accionar de la Policía en la represión de la 9 de Julio y lo vincularon a la filiación política de los manifestantes, a quienes "acusó" de "kirchneristas".

En declaraciones a radio Mitre, Larreta dijo que las fuerzas de seguridad actuaron "con mucho profesionalismo", y vinculó a los manifestantes con "organizaciones muy cercanas al kirchnerismo". "La violencia no la vamos a permitir", advirtió el funcionario macrista y sostuvo que "hubo situaciones de agresión a la Policía".

El jefe de Gobierno porteño calificó a los manifestantes, entre los que estaban el frente Milagro Sala y Quebracho, como "resabios del pasado, gente que quiere volver atrás", mientras "la gran mayoría de los argentinos no quiere esto".

Este jueves, los funcionarios dieron una breve conferencia de prensa en donde reiteraron que "muchas de las personas que ayer aparecieron encabezando esto claramente públicamente están asociadas al kirchnerismo. La asociación es obvia".

LEE MÁS

Embed

"Hicimos la denuncia de todos los cabecillas identificados, los que estaban con palos, algunos que tiraban piedras con caras tapadas. En su mayoría son organizaciones muy cercanas al kirchnerismo, varios de ellos trabajaron en el gobierno anterior como en Desarrollo Social", expresó el mandatario comunal.

"Una cosa es una manifestación y otra cosa es la violencia, tiraron piedras, quemaron gomas, estaban con la caras tapadas, no vamos a permitir situaciones de violencia", agregó Larreta.

A última hora del miércoles, el frente Milagro Sala informó que hubo 7 detenidos en la comisaría 30, dos menores demorados y 3 manifestantes heridos en el hospital Finocchietto.