El Ministerio de Seguridad dictó una resolución para que las fuerzas federales no obedezcan las órdenes de los jueces si consideran que no son legales, según publicó el diario Página 12. La decisión es una clara violación de la independencia del poder judicial y deja a las fuerzas de seguridad con más poder incluso que los jueces.

"De todas formas, la resolución parece apuntar a determinados tipos de delitos y se combinará con la ley de flagrancia, que permite a la policía actuar sin orden judicial (es el argumento que se utilizó para entrar a la Pu Lof en Cushamen el día en que murió Santiago Maldonado)", explicó el periodista Werner Pertot en la nota del matutino.

De acuerdo al matutino, desde el ministerio de Seguridad justificaron que "la resolución sólo profundiza el artículo 19 de la Constitución Nacional”.

La medida -que aún no fue blanqueada por el poder ejecutivo en el Boletín Oficial- fue tomada a pocos días de que Rafael Nahuel, un joven de 22 años, muriera por un disparo de bala de plomo en medio de un desalojo realizada por el grupo Albatros en el lago Mascardi en Río Negro.

Desde el Poder Ejecutivo cuestionaron la decisión del juez Gustavo Villanueva, quien luego de ordenar el desalojo que terminó con la muerte de Rafael Nahuel pidió que las fuerzas de Seguridad dialoguen con los Mapuches para poder ingresar de forma pacífica al predio a recolectar pruebas.

La secretaría de Derechos Humanos emitió un comunicado para aclarar que no participaba de la mesa de diálogo “con los ocupantes ilegales”.