El Gobierno nacional dejó trascender este martes que rechaza la posibilidad de que la gobernadora Alicia Kirchner se endeude con la emisión de un bono en dólares por "temor a que Santa Cruz no lo pueda pagar" y caiga en default, una postura que se conoció en momentos en que técnicos y funcionarios del Ministerio de Interior desarrollan una visita de revisión de cuentas a esa provincia patagónica.

LEÉ MÁS: El Gobierno toma U$S20 mil millones en el exterior y pone a Vaca Muerta como garantía

Fuentes del Ministerio del Interior informaron a la agencia Télam que los emisarios de Rogelio Frigerio en Río Gallegos "trabajarán todo el día de este miércoles y tienen previsto estar de regreso en Buenos Aires este jueves".

Si bien en Interior anuncian un "acercamiento" de posiciones, en el equipo del ministro habían señalado hasta el lunes que notaban "poca voluntad" de parte del gobierno santacruceño para presentar "un plan sostenible" que normalice las cuentas públicas de la provincia.

"Cuando llegue un acuerdo (de asistencia financiera), se anunciará, no lo vamos a demorar hasta el regreso del Presidente. Los funcionarios que viajaron volverán esta semana y ojalá con alguna buena noticia, pero nosotros no vamos a decirle a la gobernadora dónde debe recortar gastos", explicaron en la cúpula de Interior.

En tanto, desde el Ministerio de Hacienda confirmaron más temprano a Télam el rechazo a que la provincia patagónica se endeude en los mercados voluntarios emitiendo deuda global, idea que la gobernadora Kirchner barajó para cubrir su déficit fiscal en torno de los 5.000 millones de pesos.

En Hacienda señalaron que "no es conveniente" que Santa Cruz tome deuda: "No creemos que vayan a ser capaces de pagarlo ni de generar la confianza necesaria. Además, en caso de no pago, traería un problema para todo el país, no sólo la Nación sino el resto de las provincias que sí están fiscalmente ordenadas y pueden tomar deuda afuera".

Anoche, consultada por los medios en la embajada canadiense tras firmar un acuerdo de cooperación con aquel país, la vicepresidenta Gabriela Michetti subió el tono oficial con respecto a Santa Cruz.

"Es un gran problema el estado en el que está la provincia, hasta ahora no hubo mucha actitud de mejora. Sería injusto con otras provincias que se resuelva todo desde lo Nacional. Pero ahora parece que estamos cerca que se abra una puerta para una solución", dijo.

También presente en el evento, el ministro Frigerio señaló que la gobernadora "tendrá que mostrar una hoja de ruta sustentable en el tiempo, porque su provincia está quebrada".

"Si logramos ponernos de acuerdo y mostrar un plan creíble que planifique un ordenamiento fiscal, seguramente podremos ayudar. Pero nosotros tampoco tenemos una situación fácil porque encontramos un Estado nacional quebrado", concluyó.

En tanto, el lunes por la noche arribó a Río Gallegos la comitiva de Interior, encabezada por el subsecretario de Provincias, Paulino Caballero, que analizará los números santacruceños e intentará una puesta en común con el ministro de Economía provincial.