El macrismo planea impulsar viejas recetas con los mismos argumentos de siempre y ahora busca una flexibilización laboral que implique reducir salarios para ganar competitividad. El "conejo de Indias" de esta propuesta es el sector petrolero, pero en caso de tener éxito podría replicarlo en otros sectores.

Segun precisó el diario Perfil, el acuerdo que negocia con los petroleros patagónicos implica una reducción de sus salarios y paritarias por productividad en lugar de lo que ocurre ahora, más vinculadas a la inflación. El objetivo: ganar competitividad, aun a costa del poder adquisitivo de los trabajadores.

Embed

El encargado de negociar de parte del sector laboral es Roberto Pereyra, quien ademas es senador por Neuquén. De su parte aguarda un compromiso del sector empresarial de que no van a reducir el nivel de actividad, una forma de asegurarle a sus representados que no habrá despidos para volver al acuerdo digerible. En diálogo con aquel medio, dio una explicación contundente: "No me voy a inmolar".

LEE MÁS

Embed

De tener éxito (el arreglo se firmaría la semana próxima), el Gobierno aplicaría un esquema similar en otros sectores, como el automotriz, que afectaría al gremio SMATA, los empleados de Marina Mercante y los empleados del sector eléctrico nucleados en Luz y Fuerza.

Las paritarias por productividad implica que los acuerdos salariales estarían atados al incremento de la produccion de ese sector, independientemente de la evolución del poder adquisitivo de los salarios. Por ejemplo, si este año se hubiera aplicado este criterio, muchos sectores habrían tenido salarios congelados con una inflación del 40%, según las principales consultoras.