El Gobierno continúa con su plan de desmantelamiento de los ferrocarriles argentinos. Ahora apuesta a levantar el histórico ramal a La Pampa y despedir a más de 20 trabajadores con más de dos décadas de antigüedad, con la justificación de que “no cierran con el proyecto económico” de Cambiemos. Nación dejó de pagar los sueldos desde el año pasado.

En 2015 se había reanudado, a modo de prueba, el servicio de trenes a General Pico y a Santa Rosa de la empresa Ferrobaires. Por las inundaciones de 2016 se volvió a cancelar debido al desplazamiento de un puente en Bragado y desde entonces no se reanudó.

Ahora, los 21 trabajadores se anoticiaron con que por decisión del Ejecutivo nacional se rescindirán sus contratos y que el tren de pasajeros no volverá a circular por el territorio pampeano.

Según detalló a El Destape el secretario general de la Unión Ferroviaria provincial, Javier Thomsen, en una reunión que mantuvieron la semana pasada las autoridades nacionales del gremio con los representantes del Ejecutivo nacional se anunció que “por decisión del Gobierno no se podía seguir adelante con el tren y que a partir del 1 de diciembre se iba a desafectar al personal de Ferrobaires y no iba a volverá circular el tren de pasajeros”.

LEER MÁS: Chascomús sin tren: historias de quienes padecen la falta de servicio

Cuestionó que los funcionarios “dijeron que había que hacer una inversión muy grande en el ramal a pesar de que la gestión de Florencio Randazzo había dejado locomotoras nuevas”. “Nos dijeron los del gremio que no cerraba el proyecto económico del Gobierno y que calculaban difícil que siga adelante”, reveló el gremialista.

También advirtió que “se especula que no pagarían la indemnización a los trabajadores porque los nuevos asesores que tiene la unidad ejecutora ven supuestas irregularidades en la confección de los contratos” y subrayó la “complicada situación” a la que se enfrentan los 21 trabajadores que acumulan 30 años de antigüedad.

Voceros del Ministerio de Transporte nacional confirmaron a este medio que “se rescindieron los contratos, ya que no existen servicios ferroviarios a La Pampa desde 2001. Desde esa fecha estas personas no cumplen servicios operativos”. Subrayaron que “estaban contratados bajo un convenio entre Ferrobaires y la provincia de La Pampa y que desde el año pasado dejaron de cumplir con los pagos correspondientes”.

La versión oficial no condice con la historia del tren a General Pico y a Santa Rosa, que es compleja. Por 15 años, no anduvo hasta que se tomó la decisión en el Gobierno anterior de reactivar las vías en el interior del país. Durante 2015 volvió a funcionar por nueve meses hasta que las inundaciones del año pasado volvieron a cortar el servicio por el desplazamiento del puente en Bragado y no se volvió a poner en funcionamiento.

“Se reparó el puente y se está en condiciones de reanudar el servicio pero desde el Gobierno dijeron que no. Además, los trabajadores hace más de 15 años que cobran el 40 por ciento del sueldo porque los trenes no vienen con frecuencia”, denunció Thomsen.

Señaló que en las próximas semanas irán llegando los telegramas a los trabajadores, mientras tanto adelantó que “mañana (viernes) habrá una reunión con las autoridades provinciales y del gremio para ver cómo se sigue”. “No cierran los números económicos para el Gobierno pero nosotros pensamos el tren como un servicio social para La Pampa porque el ferroviario es un sentimiento para la gente”, sentenció.

LEER MÁS: Menemismo reciclado: el Gobierno dejó a más de 100 pueblos sin trenes