El Gobierno liberó por completo la importación de productos electrónicos para empresas distribuidoras y comercializadoras, con lo que busca una mayor competencia para que bajen los precios. Esta medida afecta a los miles de empleos que hay en el sector, y particularmente a la provincia de Tierra del Fuego, cuya población vive principalmente del complejo armado en base al régimen de promoción industrial.

Así lo resolvió el secretario de Comercio, Miguel Braun, a través de la Resolución 898-E/2017 publicada este jueves en el Boletín Oficial. De esta manera, la importación de diversos artículos electrónicos dejó de estar sujeta al sistema de "licencias no automáticas" y pasó a operar bajo "licencias automáticas". Esto implica que los importadores no deberán aguardar el visto bueno de las autoridades para esos productos, que ahora ingresarán directamente al país.

La medida avanza en la "normalización" del comercio exterior de una serie de productos como celulares, aires acondicionados, microondas, monitores, televisores, reproductores de DVD, aparatos de audio, autoradios, decodificadores, lectores de CD y altoparlantes.

En el Gobierno aseguran que no se trata de una reducción de aranceles, sino de normalización del comercio en línea con el acuerdo firmado hace dos semanas con el sector local de la electrónica y el gobierno de Tierra del Fuego. La idea oficial señala que esta medida fomentará la competitividad del sector y promoverá una reducción de los precios de la tecnología para los consumidores.

En el mencionado acuerdo, la UOM de Río Grande y las cámaras empresariales acordaron congelar salarios y no tener paritarias hasta el 2020.