El Gobierno ya tomó una decisión que podría tensar la relación con uno de sus aliados tácitos: Hugo Moyano. Luego de analizar la situación de la empresa postal Oca, en el Ministerio de Comunicaciones definieron que dejarán que la situación de la empresa siga su curso, lo que podría significar la quiebra.

En esa compañía, símbolo de los OCA, trabajan cerca de 7 mil empleados de forma directa, y otros 5 mil de manera indirecta. Entre sus acreedores se encuentra la AFIP y el año pasado el Estado nacional la asistió por un monto de 1500 millones de pesos.

Según reveló el diario La Nación, en una reunión entre Mauricio Macri, Mario Quintana, Oscar Aguad, Marcos Peña, el titular de Correo Argentino, Jorge Irigoin y Alberto Abad se tomó la decisión de dejar caer a la empresa, lo que implicaría quebrar. Esperarían, eso sí, a noviembre, cuando pasen las elecciones.

El único impedimento para seguir demorando una definición es la posibilidad de caer en incumplimiento de los deberes de funcionario público. La AFIP ya embargó a la firma por 300 millones de pesos y podría volver a hacerlo por otros $600 millones.

OCA es un objetivo prioritario de Hugo Moyano. El camionero ha mostrado más interés en la interna de la AFA y en el futuro de esta compañía, luego de su salida como jefe de la CGT. La pérdida de puestos de trabajo en este sector podría convertirse en un obstáculo en el vínculo entre el Presidente y el camionero.