El embajador de Derechos Humanos de la Cancillería, Leandro Despouy, y el secretario de Derechos Humanos bonaerense, Santiago Cantón, viajaron a Washington para reunirse con miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, con la intención de plantear que se evite una declaración que pida liberar a la dirigente Milagro Sala.


Embed

Según la versión, que publica este viernes el diario La Nación, en el oficialismo existe "el temor de que la Comisión Interamericana asimile los fundamentos del Grupo de Trabajo de la ONU y también declare la detención arbitraria de Sala". La Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA se reunirá en diciembre próximo en Panamá y podría emitir un informe sobre la situación de Sala, a causa de las denuncias presentadas por el CELS y por la oficina argentina de Amnistía Internacional.

milagro-sala.jpg


Según la versión periodística, la canciller Susana Malcorra; el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, y el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, elaboraron en las últimas horas una estrategia común para evitar otro informe adverso de un organismo internacional contra el Gobeirno por la situación de Milagro Sala.

"Hay que actuar rápido y plantear tres temas: que Sala nunca tuvo fueros del Parlasur al ser detenida, que nadie tomó en cuenta las causas por corrupción y que jurídicamente ya fue exculpada de la causa por la que estuvo detenida por levantar una protesta social", confió al matutino un funcionario. A ello, el oficialismo añadirá que la justicia de Jujuy decidió la detención en "abierta independencia de poderes y respeto al federalismo".

Además, el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, viajará el 21 de noviembre a Ginebra para participar de una audiencia del Comité de Discriminación de la ONU, donde se espera que el tema Sala se instale en el debate sobre el capítulo argentino.

Embed

En esta nota