El Gobierno enviará en los próximos días al Congreso el proyecto de Presupuesto para el próximo año, que proyecta un crecimiento del 3,5%, inflación del 10%, déficit fiscal equivalente al 3,2% del PBI y nuevo endeudamiento por más de U$S 30.000 millones.

El proyecto, que el Poder Ejecutivo está obligado a enviar a la Cámara de Diputados antes del 15 de septiembre, prevé también recortes de subsidios de tarifas de servicios públicos, según trascendió de fuentes oficiales.

La iniciativa del gobierno proyecta que la economía tendrá el año próximo un crecimiento del 3,5% por el impacto de la obra pública, y una inversión del 10% del PBI. En el borrador del proyecto se estima una reducción del déficit fiscal, que se ubicará el año próximo al 3,2%, un punto porcentual menos que el 4,2 previsto para este año.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, dijo durante el Consejo de las Américas que "el peso del sector público en el PBI bajó de 43% a 41% en dos años, y para el año próximo se estima una nueva baja para llegar al 33% en el 2023.

El proyecto calcula que la inflación anual se ubique alrededor del 10% anual, dentro de una banda con un máximo del 12% y un mínimo del 8%, según lo anunciado por el Banco Central.

LERE MÁS: En agosto, el déficit comercial con Brasil fue récord

La norma presupuestaria establece para 2018 un tipo de cambio que oscilará entre los $ 19 y $ 20,50, según las fuentes consultadas y un nuevo endeudamiento por U$S 30.000 millones de los cuales U$S 20.000 serán destinarán a cubrir el déficit fiscal y los U$S 10.000 restantes al pago de intereses de la deuda pública. El Gobierno proyecta para el comercio exterior un crecimiento del 6,5% tanto para las exportaciones y las importaciones.

Dujovne, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, realizan los últimos contactos con otras carteras para los retoques finales de la iniciativa oficial. Junto con el proyecto del Presupuesto 2018, el Gobierno enviará también el proyecto de ley de Responsabilidad Fiscal acordado con las provincias en busca de lograr un mayor equilibrio en las cuentas públicas.

En esta nota