El Gobierno enviará mañana al Congreso su proyecto de actualización del Impuesto a las Ganancias que comenzaría a regir desde 2017, en medio de la fuerte presión que activó la oposición para tratar sus propias iniciativas tendientes a subir el mínimo no imponible.

Si bien no se anticipó a cuánto se elevará el piso por el cual se comenzará a pagar el gravamen, trascendió que la suba del mínimo no imponible sería de entre 15 y 17% sobre los actuales valores alcanzados por el impuesto, que son los salarios a partir de $ 30.000 netos ($ 25.000 de bolsillo) para casados con hijos y de $ 22.600 netos ($ 18.800 de bolsillo) para solteros.

LEER MÁS: Massa presiona al Gobierno por Ganancias: pide piso de $48 mil

De esta forma, el mínimo no imponible por el cual se comenzaría a pagar Ganancias quedaría para salarios desde $ 35.000 brutos en el caso de los casados y desde $ 26.000 para los solteros. También se espera que el proyecto, que comenzaría a regir desde el primero de enero del año próximo, proponga una modificación en las escalas, que se mantienen inalterables desde hace 16 años.

El presidente Mauricio Macri tuvo varias idas y vueltas sobre este tema, ya que primero había prometido tratarlo en el parlamento este año, luego hizo lo posible para postergarlo hasta el año próximo y ahora decidió enviarlo justo antes de que cierre 2016. Lo hizo en medio de la ofensiva de la oposición sobre este tema y como gesto a la CGT luego de la masiva marcha que la central obrera concretó la semana pasada junto a organizaciones sociales, y antes de la reunión del próximo miércoles de la mesa del Diálogo por la Producción y el Trabajo en la que los sindicalistas y los empresarios volverán a verse con los ministros.

En el Congreso hay varios proyectos sobre Ganancias dando vueltas, como uno de la diputada aliada al Gobierno Elisa Carrió y otro del opositor Sergio Massa, quien lo presentó oficialmente este mismo lunes en una conferencia de prensa.

La propuesta del líder del Frente Renovador elevaría el piso a $ 48.000 de sueldo bruto para los trabajadores casados y a $ 34.000 para los solteros. No obstante, el oficialismo hará lo posible para que se apruebe su proyecto que, respecto al del massismo, prevé una suba inferior para el piso por el cual se comienza a pagar el gravamen.

Para eso, buscará un acuerdo con los gobernadores que también están muy pendientes de este tema, ya que no desean que la caída de la recaudación por Ganancias sea fuerte debido a que la Nación coparticipa este impuesto con las provincias.

El proyecto oficial llevaría la firma del presidente Macri y de su ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, quien la semana próxima podría concurrir al Congreso para dar detalles sobre la letra chica de la iniciativa. Además de la presión opositora, existe un fuerte reclamo del sindicalismo por Ganancias, que le exigió al jefe de Estado que "cumpla con su promesa de campaña" en torno a los cambios a este impuesto.