El Gobierno de Mauricio Macri continúa poniendo en venta inmuebles del Estado y ahora dispuso deshacerse de 33 edificios, radicados en Argentina y en el exterior, cuando ya había tomado la determinación de hacerlo con otros 17, meses atrás.

Entre las nuevas "joyas de la abuela" se encuentran las sedes diplomáticas argentinas en Washington, Brasilia y Bogotá, además del ex centro cultural "19 de abril", en Uruguay.


La medida había sido adelantada la semana pasada, pero recién se oficializó este jueves en el Boletín Oficial con el decreto 1064. Allí, el Ejecutivo detalla cuáles son esos 33 inmuebles.


Según se indicó, en el caso de las sedes diplomáticas, la Cancillería expresó "la necesidad de vender una serie de inmuebles en el extranjero" que "ya no pueden ser utilizados por encontrarse con elevados niveles de deterioro, haber perdido funcionalidad, estar ubicados en lugares inconvenientes o requerir elevados costos de reparación".

Embed

Los inmuebles en el país

En la lista de los inmuebles a rematarse hay además once edificios en la ciudad de Buenos Aires, diez en la Provincia, uno en Santa Fe, dos en Córdoba y otro más en Jujuy.

De acuerdo al decreto, estos se venden porque fueron "desafectados del servicio al cual estaban asignados, en razón de resultar innecesarios para la gestión a su cargo". La norma sostuvo que "mantener ociosos" los inmuebles implicaría "desatender intereses prioritarios" del Estado nacional, un argumento ya esgrimido cuando se pusieron en venta otros 17.

Embed

La historia del centro de salud mental en remate

Entre la primera lista de edificios a rematarse se encontraba el del centro de salud mental "Hugo del Rosarios", de la ciudad de Buenos Aires, donde siempre funcionó desde su fundación, en la década del '60. El inmueble está en medio de una insólita disputa entre los gobiernos porteños y nacional, ya que cada uno asegura ser el verdadero propietario del inmueble. Desde la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) prometieron que solo se hará una transferencia gratuita al gobierno porteño y que el centro de salud no será trasladado.