El gobierno nacional despidió a 35 trabajadores de la planta que Fabricaciones Militares tiene en Fray Luis Beltrán, Santa Fe. Para evitar la protesta y desalojar la fábrica, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, envió a decenas de agentes del Grupo Albatros, la fuerza de élite de Prefectura acusada de haber disparado la bala que terminó con la vida de Rafael Nahuel en Villa Mascardi.

"El grupo Albatros de Prefectura entró con un vehículo la semana pasada y el martes llegaron más prefectos que se instalaron en la zona. Pudimos hablar con el jefe de la Planta que nos contó que los envió la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, para resguardar la fábrica", contó a El Destape Alberto Labudia trabajador y miembro de ATE.

Tras seis meses de incertidumbre, el ministerio de Defensa que conduce Oscar Aguad entregó esta mañana la lista de los trabajadores de la planta que serían despedidos. Los delegados de ATE hicieron una asamblea para informar los nombres de los cesanteados. "Algunos se desmayaron y tuvieron que ser atendidos por médicos. Sabíamos que esto iba a pasar, pero es muy triste", sostuvo Labudia.

LEER MÁS: Empezaron los despidos en el Estado: El Gobierno echó 60 trabajadores de fábricas militares

La fábrica de Beltrán emplea a 430 trabajadores y sólo 60 son de planta permanente. Por temor a una represión, los despedidos se fueron de la planta y cortaron la ruta 11. "Mañana vamos a discutir cómo seguimos en una asamblea en el ingreso de la planta", contó el sindicalista de ATE, quien además dijo que desde hace meses insistían al gobierno que informe quiénes iba a ser los detenidos.

En los últimos meses, el gobierno despidió a 94 trabajadores de Fabricaciones Militares. A los 35 echados de Beltrán se suman los 29 de Río Tercero y los 30 de Villa María. A ellos hay que sumar los 144 trabajadores cesanteados desde que asumió el gobierno de Mauricio Macri el 10 de diciembre de 2015.

empleados dos.jpeg

El plan de vaciamiento de Defensa además incluye la paralización de los proyectos de vagones, el abandono de proyectos de radares de Invap, la suspensión de los Arcos de contención y alineación para la Yacimientos Carboníferos de Río Turbio (YCRT) y la drástica reducción de pólvora.

Tras los despidos en Beltrán, ahora desde ATE temen que el gobierno avance con echar a los trabajadores de la planta Fanazul, ubicada en la localidad bonaerense de Azul. El 85 por ciento de los empleados de Fabricaciones Militares son contratados y la mayoría de los acuerdos termina a fin de año. El presupuesto para el sector para el 2018 aumentó un 4%, porcentaje que no supera la inflación acumulada.

LEER MÁS: Fabricaciones Militares le paga 1,5 millones a Nacho Viale