El Gobierno de Mauricio Macri llegó a un acuerdo con el presidente del Enard, Gerardo Werthein, que establece una nueva forma de financiamiento para el Enard. La misma representa un riesgo para las partidas que terminará recibiendo el Ente Nacional.

Desde Cambiemos buscan controlar el dinero destinado al deporte a través de la eliminación de la alícuota del 1% en la telefonía celular, sistema de recaudación que se venía utilizando hasta el momento. El mismo representaba un costo de entre 3 y 6 pesos mensuales por persona.

A partir de ahora, el dinero será transferido por el Tesoro Nacional directamente en cuotas mensuales, iguales y consecutivas. Esto representa un peligro puesto que la partida anual destinada al deporte dependerá de la actualización del Presupuesto Nacional de cada año. Se pasa así de un presupuesto garantizado a otro que debe ser acordado todos los años, con el riesgo de un eventual recorte.

Sin embargo, el Gobierno prometió un aumento del 20 % para el 2018, lo que representaría una partida de $ 900 millones para el próximo año. Desde el comienzo de su funcionamiento, en abril de 2010, el Enard acumuló más de 2500 millones de pesos. Con la nueva disposición, el dinero destinado al Deporte dependerá de la decisión del Ejecutivo.