El gobierno de Mauricio Macri planea borrar el nombre Néstor Kirchner de todos los lugares públicos a través de un proyecto de ley que determine que estará prohibido que los lugares públicos lleven nombres de personas y dirigentes antes de haber transcurrido veinte años de su muerte.

Según señala el diario La Nación, en los despachos de la Casa Rosada y del Congreso circula un "anteproyecto" que replantea todo el modelo de nomenclatura de los bienes muebles e inmuebles del Estado.

Una de las cláusulas de la iniciativa propone hacer cambios de manera retroactiva. Así, no sólo podría cambiar el nombre del centro que funciona en el ex edificio de Correos, sino que la batalla cultural podría alcanzar a decenas de edificios, calles, hospitales y hasta rotondas que se llaman "Kirchner".


El texto del anteproyecto, propone crear "una comisión bicameral para la Denominación de Bienes y Espacios Públicos" cuya función sea "dictaminar en todos los proyectos de ley referidos a la imposición de nombres o denominaciones a bienes muebles e inmuebles del Estado, vías de circulacion, obras, monumentos, y entidades en general".

El texto "borrador", de tres paginas y nueve artículos, propone que "las nuevas designaciones para los bienes y lugares públicos se funden en sólidas razones de naturaleza institucional, histórica o cultural" para los lugares que actualmente carezcan de denominación.

El artículo de la polémica es el séptimo. Dice: "Las restricciones son de aplicación a las denominaciones existentes en la actualidad, las que deben adaptarse en un plazo de 120 días" contados a partir de la presunta sanción de la ley. De esta manera, también se verán afectados los nombres Raúl Alfonsín y René Favaloro.

En esta nota