El Gobierno ya tiene decidido poner fin a la paritaria nacional docente, que se creó con la Ley de Educación Nacional sancionada en el kirchnerismo. Según el Ministerio de Educación, el acuerdo que fija un piso para todo el país "no tiene sentido" y dejará librada a cada provincia el acuerdo salarial. Los gremios ya advirtieron que puede haber conflicto.

Desde el ministerio de Educación confirmaron al matutino La Nación que "la paritaria nacional va a perder cierta centralidad", ya que "la intención es que las paritarias sean negociaciones que sucedan sobre todo en las provincias".

Según el jefe de Gabinete de Educación, Diego Marías, "lo que el Ministerio de Educación hacía, que era fijar un piso, quedó automatizado en una cláusula de la paritaria del año pasado, que dispuso que el salario mínimo docente esté siempre un 20 por ciento por encima del salario mínimo, vital y móvil".

LEE MÁS

Embed

Hasta ahora, la paritaria nacional docente fijaba un piso salarial para los docentes de todo el país y luego eran cada una de las provincias las que llegaban a un acuerdo definitivo con los maestros de cada distrito. Ahora, la discusión marco pasaría, licuada, al Ministerio del Interior.

¿Cómo es esto? El próximo 2 de febrero, los gobernadores y Rogelio Frigerio mantendrán una reunión, en medio del conflicto por el refuerzo de 25 mil millones de pesos a las arcas de la Provincia de Buenos Aires. En ese marco de debate por los recursos que Nación transferirá a los demás distritos es que se incluirá la cuestión de los docentes.


Desde Interior confirmaron esa intención: "(La paritaria docente) es una discusión que tienen que dar las provincias: La paritaria nacional nunca tuvo lógica. La negociación estará a cargo de los ministros de Economía provinciales. Lo que vamos a plantear es una sintonía y después que cada provincia cierre. Va a haber una reunión de gobernadores por este tema la primera semana de febrero", anticiparon.

De parte de los gremios ya dejaron trascender el malestar. Es que los gobernadores anticiparon que piensan en un aumento en sintonía con el planificado para le resto de los empleados estatales, cercano al 18%. Los sindicatos piensan recuperar el poder adquisitivo perdido durante el transcurso de 2016 y plantean que debería ser del orden del 35%.

Sergio Romero, de la Unión Docentes Argentinos (UDA), fue más allá y pronosticó un "conflicto como no se había visto en años". "Si calculamos que ha habido una pérdida del poder adquisitivo de entre el 9% y el 10% y que el salario inicial está en $ 9672 pesos, nunca podríamos estar negociando por debajo del 35%".