El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, calculó el último lunes que habrá que esperar otros seis meses más para que la inflación llegue al nivel que estimó el Gobierno llegaría en el mes de diciembre de 2017, a razón del 1% por mes.

De esta forma, Sturzenegger pone recién en el segundo semestre del 2018 el punto de quiebre de la tendencia alcista en los precios. Antes de fin de año habrá incrementos en la nafta, luz y gas. La suba de los servicios públicos se repetirá entre febrero y abril del 2018, por lo que la inflación volverá a pegar al comienzo del año venidero.

Ocurrió durante una charla con banqueros locales de la Asociación de Bancos Argentinos (Adeba), donde se enfatizó en que se aproximan "meses delicados en materia de inflación", producto del aumento de tarifas que se espera desde este viernes.

LEÉ MÁS: El Gobierno adelantó que habrá libre comercio con la Unión Europea

Por otro lado, Sturzenegger aseguró que el actual nivel de las tasas de interés, que limita los créditos productivos a los industriales, se sostendrá por varios meses más ya que para el economista, sostener la restricción reduciría el impacto de los aumento tarifarios.

"Explicó los alcances de la reforma impositiva y los acuerdos llegados en el pacto fiscal, que reordenan los gravámenes disminuyendo los impuestos a los ingresos brutos. A su vez puso énfasis en los objetivos alcanzados en la continuidad del proceso de desinflación, en particular a través de la consolidación de la baja en la inflación núcleo de los últimos meses", explicó en un comunicado Adeba.

"Vimos avances importantes que abren paso a una nueva etapa en la industria financiera que se va a caracterizar por una mayor competitividad y transparencia", le aseguró Jorge Brito (h.), del Banco Macro, a La Nación.