El Gobierno salió al cruce de la CGT tras la reunión de hace días donde quedaron en volver a encontrarse en diez días tras los pedidos de la central obrera y en medio de la amenaza del paro.

El ministro de Interior, Rogelio Frigerio, quien fue parte de la reunión y se cruzó con Pablo Moyano, afirmó en una entrevista en La Nación: "No le vamos a dar nada a la CGT", dijo.

"Nosotros gobernamos para los 40 millones de argentinos", expresó Frigerio. Y añadió: "Escuchamos también lo que ellos tienen para decir y para proponer. Entendemos que desde el Estado tenemos que dar una respuesta a estas cosas. En menos de dos semanas nos volveremos a juntar para dar una respuesta a la sociedad de temas que ellos están planteando".

Sobre el bono de fin de año, Frigeio explicó: "Nosotros no descartamos nada. Toda la ayuda que podamos dar, sobre todo para los sectores más vulnerables tiene que tener en cuenta la debilidad fiscal que todavía enfrenta el Estado producto de la herencia recibida en esta materia. Nosotros heredamos uno de los déficits fiscales más grandes de la historia. En consecuencia, tenemos que ser responsables, porque la inflación es producto de un gobierno que se manejó de manera muy irresponsable en el manejo de los recursos de la gente. Y no podemos repetir ese error".

Y contó un proyecto del Gobierno: "Una de las cosas más importante que surgieron con la CGT fue la conformación de una mesa productiva en la cual se sienten el Estado, los representantes de los trabajadores y los representantes de las empresas para atender y resolver todos estos problemas".

En esta nota